Saltar al contenido

¿Con qué frecuencia tienes que reemplazar tu colchón?

Un buen descanso nocturno es fundamental para tu salud y bienestar, pero millones de personas en el mundo sufren de falta de sueño.

Si bien ciertas condiciones médicas pueden ser responsables de algunos casos de mal sueño, el problema también podría ser tu colchón, revise estas siete señales de que es hora de reemplazar tu colchón para ver si tu cama es la culpable de un sueño inadecuado.

7 Señales de advertencia para cambiar tu colchón

Según un estudio realizado por organizaciones encontró que el 75% de los adultos tienen problemas para dormir bien, el estudio mostró que el 60% de los encuestados experimentaron somnolencia diurna que interfirió con las actividades diarias, causó ausencias laborales o errores en el trabajo.

# 1 Tu colchón tiene entre 7 y 10 años

Las investigaciones han descubierto que los colchones tienen una vida útil de aproximadamente ocho años, pero esto varía según el fabricante, el tipo de colchón, si duerme solo o con una pareja y cómo duerme.

Si eres una persona más corpulenta, es probable que tu colchón se desgaste más rápido de lo que sugieren las pautas del fabricante.

Los colchones no fueron diseñados para durar para siempre, y el desgaste excesivo hará que el producto envejezca más rápido.

Los colchones con calidad inferiores no duran tanto, sin embargo, incluso el colchón de la más alta calidad tiene una vida útil máxima y eventualmente necesitará ser reemplazado.

Si tu colchón es viejo, esa es la primera señal de que puede necesitar uno nuevo y es el causante de que no puedas descansar adecuadamente tu o un integrante de tu familia.

# 2 El colchón está flojo

Si hay una abolladura en tu colchón en la forma de tu cuerpo, eso es una señal de que el colchón está demasiado gastado, la flacidez puede ocurrir con casi cualquier material de colchón y se puede observar debajo del área para dormir, en los bordes o en ambos, si tu colchón tiene resortes, pueden romperse y hundirse.

Los materiales de fibra, espuma y la parte superior de la almohada se descomponen con el tiempo y cuanto más hundido sea el colchón, es probable que experimentes más incomodidad.

Los colchones hundidos pueden interrumpir el sueño y causar molestias y dolores, si el núcleo del colchón de espuma viscoelástica se ha ablandado, puede sentir el hundimiento como un efecto de “hamaca”.

# 3 Tu columna no está alineada cuando duermes

No importa qué tan viejo (o nuevo) sea tu colchón, si no ofrece el apoyo y la alineación adecuada, no obtendrás un sueño reparador, para las personas que duermen boca arriba o boca abajo, la curva en S natural de su columna debe ser evidente cuando está acostado en el colchón.

Para las personas que duermen de lado, su columna debe estar recta desde el cuello hasta las nalgas si tiene el apoyo adecuado, una vara de medir o un nivel pueden confirmar una alineación adecuada.

Una buena almohada puede corregir problemas menores, pero si puedes deslizar una mano en el espacio entre el cuerpo y el colchón, es una señal de alerta de que podrías necesitar un colchón diferente.

# 4 Tu colchón es incómodo

Saber si tu colchón es cómodo suena a sentido común, pero muchas personas se adaptan a la incomodidad, si duermes mejor en un colchón de hotel o en la habitación de invitados de un amigo, es posible que la cama de tu casa no sea lo suficientemente cómoda.

Una cama puede parecer cómoda en una sala de exposiciones, pero luego no funciona bien en casa.

La parte superior de su colchón consta de “capas de confort” que deben apoyar tu cuerpo y aliviar la presión, las capas de confort se descomponen con el tiempo, lo que provoca un sueño deficiente y dolores corporales, pero en algunos casos, la elección de tu colchón puede haber sido defectuosa desde el principio y debes reemplazarlo.

# 5 Te despiertas rígido y dolorido

La falta de sueño puede contribuir al dolor de espalda crónico, Si te despiertas rígido y dolorido todos los días, tu colchón podría ser parte del problema.

Si tu dolor de espalda empeora cuando despiertas, pero desaparece cuando te estiras y te mueves, es una señal de que el colchón está causando o contribuyendo a tu dolor.

Un colchón firme puede no ser la respuesta, otro estudio encontró que los colchones de firmeza media brindaban mayor comodidad para el dolor lumbar crónico.

# 6 Empeoramiento de alergias o asma

Si no es temporada de alergias y no hay una explicación alternativa para un aumento en los síntomas de alergia o asma, tu colchón podría ser el culpable.

Un experto en ácaros del polvo dijo que tu colchón es una “escena del crimen en términos de cómo se inocula con ácaros” a lo largo del tiempo.

La proteína en las heces de los ácaros del polvo puede causar reacciones alérgicas y ataques de asma, al igual que el polvo que se acumula en el colchón.

Pasar la aspiradora, vaporizar y voltear el colchón puede reducir el polvo y los ácaros para aliviar los síntomas, si estos pasos no ayudan, un colchón nuevo podría ser la solución.

# 7 Aumentó o perdió peso (o agregó un compañero de sueño)

Para aquellos que experimentan una ganancia o pérdida significativa de peso durante el ciclo de vida del colchón, el cambio podría alterar la efectividad de tu colchón.

Un estudio relacionó tanto el sueño inadecuado como el excesivo con el aumento de peso, por lo que la forma en que duerme y lo que pesa se entremezclan.

Los tipos de cuerpo más pesados ​​provocan más desgaste en los resortes, la espuma, el acolchado y los componentes del colchón, además, si dormía solo pero ahora tiene un compañero en la cama, es posible que el colchón no ofrezca una superficie adecuada para dormir o soporte para el peso adicional, eso significa que es hora de un colchón nuevo.

Conviértete en un consumidor informado

Si sospechas que necesita un colchón nuevo, haz tu tarea e infórmate antes de comprar uno, comprende la jerga y los trucos empleados por las empresas de colchones para que obtengas el producto que necesitas que se ajuste a tu presupuesto y te brinde la mejor noche de sueño.

No existe una receta para el colchón que mejor se adapte a tus necesidades específicas, busca un colchón que ofrezca un soporte adecuado para la alineación de la columna.

La comodidad es subjetiva, es lo que siente una cama, puedes encontrar un colchón más firme superior a uno más suave o viceversa, la selección del colchón es muy personal y debe ser su preferencia en la sección transversal de alineación, apoyo y comodidad adecuados.